Entre los principales productos y platos que destacan de la cocina francesa están los vinos, los quesos y los panes, que suelen ser el aperitivo más común en la ciudad.

Gastronomía Francesa

Panes: 

París ofrece una enorme variedad pues, es aquí que encontramos al tradicional pan baguette, los populares croissant y los panecillos dulces llamados brioché.

Quesos:

El más reconocido en París es el camembert, aunque también se pueden degustar el roquefort, queso de cabra, queso brie y el acre munster, solo es cuestión de darse una vuelta por la ciudad y buscar a los expertos en quesos (fromager).

Le foi Gras (Higado Graso):

Es un plato que se come sobre todo durante las fiestas de Navidad. Es un producto alimenticio hecho del hígado hipertrofiado de un pato o ganso que ha sido especialmente sobrealimentado. Consumido mayoritariamente con pan y mermelada, el foie gras es parte de la herencia cultural y gastronómica protegida en Francia.

Le soupe à l’oignons (sopa de cebolla)

Es un plato emblemático de la cocina tradicional francesa. Se inventó durante la Revolución Francesa cuando se disponía únicamente de ingredientes sencillos para cocinar. Se hace con trocitos de pan, caldo de carne y cebolla caramelizada. Y atención: ¡el tiempo de cocción no puede superar a las 2 horas!

Les Escargots de Bourgogne

Como a los españoles, a los franceses les gustan los caracoles. Los mejores vienen de la región de Bourgogne y se cocinan con multitud de recetas. Las más conocidas son con mantequilla, perejil y salsa mayonesa de ajos.

La Ratatouille

Es una especialidad del sur de Francia, un plato sano que mezcla tomates, ajos, pimientos, calabacín, y berenjenas con diversas hierbas provenzales. Si quieres cocinarlo, puedes mezclar todos estos ingregientes, por lo que sólo necesitarías poner los vegetales que se cocinan más tiempo en el orden correcto. Sencillo de cocinar, conseguirás impresionar a tus invitados.

Ratatouille

Moules frites (literalmente mejillones-patatas fritas)

Plato tradicional principalmente en Bélgica y el norte de Francia. Como el nombre indica, el plato está hecho de mejillones y patatas fritas con salsas de cebolla y de queso. En general, los franceses comen esta comida en los restaurantes en cantidad ilimitada.

Quiche Lorraine

Esta tarta de queso, beicon y jamón es originaria de la región de Alsacia donde se reconoce una gran influencia de la cocina alemana.

Le gratin dauphinois (gratén delfines)

Originario de Francia (más precisamente en la región de Delfines en los Alpes franceses), es un plato horneado de patatas gratinadas cortadas en finas rodajas y mezcladas con nata fresca o leche. Además, se le suele añadir mucho queso y setas…¡qué harían los franceses sin queso!

Boeuf Bourguignon (buey a la borgoñona)

Es una comida tradicional de la cocina francesa. Debe su nombre a sus dos ingredientes claves: el buey y el vino, dos productos emblemáticos de Borgoña.

Fuente: cocinayvino.com