Proceso técnico consciente por el cual planeamos elementos, componentes, potenciales, tendencias, etc. Disponemos a través del diseño de forma intencionada en el continuo espacio-tiempo con el fin de lograr un resultado deseado específico.

En su expresión más potente, diseño es imaginar y alumbrar nuevos mundos. Sea como consecuencia de la necesidad, la especulación, el deseo o la fantasía, surge una visión, un impulso creativo que aparece en la mente como un flash intuitivo de conocimiento, o tal vez como imágenes difusas. Es, con todo, un impulso cargado de energía, ¡que debe ser perseguido! A través de la contemplación, y de una mayor definición y familiaridad con los parámetros y el propósito, el impulso creativo se hace más preciso.

Planificación y Estudio

El diseño consiste en usar el poder y el ingenio de la mente humana en una fuente universal de creatividad para alcanzar resultados deseados, es de suponer que la calidad y el carácter de las mentes individuales que hacen el diseño tendrán algún efecto en los resultados.

Diseñador industrial moldeando

La creatividad personal puede ser alimentada y cultivada, pero en este punto lo que realmente guía y da forma a la articulación y manifestación del diseño en cada paso del proceso es el conocimiento y experiencia de cada uno, incluyendo aspectos difíciles de medir como valores, visión del mundo e, incluso, el sentido que cada persona da a su vida. Confiada y segura en una base firme de teoría y praxis, la intuición es entonces libre para elevarse a alturas virtuosas.

Fuente: ecohabitar.org

Fenix Ediciones Blog / Metachannel Branding / Alfa Prisma Studio / Christian Caicedo